domingo, 23 de noviembre de 2008

1. ÚLTIMO MOMENTO...





Recién llego. Me encontré con las calles del centro cortadas. La policía está vallando todo el sector. Hay gritos, bocinazos y puteadas. Al principio pensé que era el homenaje a Juan Curuchet, que llegó hoy a la ciudad con su Medalla de Oro, pero no es eso. Es ahí arriba, en la punta del edificio, está mi amigo Franco con la remera llena de sangre. Se quiere matar y estos hijos de puta no me dejan pasar. Nadie me ayuda... no sé qué hacer.


Hace un rato me llamó Franco. Dijo que se le había ocurrido la idea de matarse y cortó. Primero pensé que era una broma, pero como no volvió a atender el celular, lo llamé al Negro y le conté. Quedamos en que veníamos para acá. Y vengo y me encuentro con esto. No lo puedo creer, no puede ser. Hablo solo y puteo y es la primera vez que nadie me presta atención al hacerlo.

Está lleno de camionetas de canales de televisión. Hay móviles de varias radios trasmitiendo. Los edificios de la cuadra tienen los balcones repletos de mirones. Les faltan los pochoclos.

El Negro me dijo que estaba en camino, y que Franco tampoco le contesta las llamadas.

Dos policías me obligaron –de muy mala manera- a alejarme, debido a mi insistencia. Una mujer bastante mayor, vestida con bata de toalla (tiene ruleros puestos) al ver mi pelea con la policía me dice que se llama Ramona, que ella los llamó y que la juventud está perdida. Acto seguido empieza a llorar. Y a mí qué carajo me importa, pienso, pero no se lo digo porque me recuerda a una de mis tías.

Me acomodo los anteojos para mirar hacia arriba y se me congela el esternón: Franco está sentado en el borde, con las piernas colgando. La puta que te parió, qué mierda tenés en la cabeza, estúpido. Atendeme el celular… ¿tendrá el celular?

La vieja del batón llora como si le estuvieran arrancando las uñas y solamente por la vergüenza ajena que me produce yo no lloro. Me tiemblan las manos cuando llamo al Negro para avisarle que lo espero dentro del café de Adalberto, en la peatonal, que ahí no hay nadie. Fumo un cigarrillo tras otro. Se va a tirar, gritan. Todos empujan a todos. Nadie se quiere perder el espectáculo, el morbo en directo. No sé qué hacer. Están retirando los autos y los taxis que paran justo debajo del edificio. Alcanzo a escuchar a un taxista que le protesta al inspector de tránsito diciendo que él no tiene la culpa de lo que pasa, mientras mira las cámaras y sonríe. ¿De qué se ríe el imbécil?


-¿De qué te reís, pelotudo? - le grito, pero no me escucha o no le importa.

Tengo un gusto horrible en la boca. Escupo sin parar mientras veo que los bomberos están inflando una colchoneta grande, pero no más alta que la camioneta del canal de cable.

-Esto termina mal- grita Ramona para las cámaras y llora, cobrando un protagonismo inaudito – termina mal…

34 Murieron un poco menos:

Anita dijo...

O_O eh???..... y??? q paso con Franco, la putisimamadre???

Martín, ud me va a infartar!!!

Anita dijo...

Ahora me doy cuenta....este es otro blog....tiene otro nombre.

Hermosa frase la de Julio Alfonso.

IRENE dijo...

Feliz Renacimiento!!

Un tal Aon ..por siempre en mi memoria y en mi corazon!!!

Yo sabia q algo grosso se nos venia

Pero lo importante es q ud no se nos vaya nunca!!!!

Steki dijo...

Ah, nooooooooooo!
Sos un capo, Martín!
Qué digo?
Recapo!
Wowwwwwwwwwwww!
Vamos a por más!
Felicidades por tu nuevo blog.
BACI, STEKI.

IRENE dijo...

Recien me llega su mail!!!

Siii..mire, no se q va a pensar de mi, pero tengo morbo bastante pronunciado..asi q seguire con pasion esta historia..Siii es Cronica!!!!

guauuuu, q bueno!!

Anónimo dijo...

Un buen cominezo...
(Ah, no, ese era otro texto...)

Enigma dijo...

Esto termina mal!! dice Ramona. Para mí, esta historia empezó nuy bien, entonces seguro termina mejor!
Qué bueno lo suyo.
Besos.

Martín Aon dijo...

ANITA, IRENE, STEKI Y ENIGMA: muchas gracias por venir al debut.
Cuentan con un autor agradecido.

Adalberto Remo dijo...

Qué sorpresa Martín! La historia comienza con mucho suspenso y dramatismo. Espero que el café de Adalberto en la Peatonal esté bueno.
Un abrazo. Adal.

Martín Aon dijo...

Le dije, Don Adalberto, que iba a usar su nombre para un personaje. Ahí lo tiene. Ya verá qué bien le va a caer.
Un abrazo.
Aon

Siberia dijo...

La sorpresa no podía ser otra cosa que nuevos relatos. en este dulce hoy, pero ahora dulce despertar - aqui son las cinco cuarenta de la madrugada - ya ve, leyendo sin siquiera haber preparado el mate. Pero ya sabe: TENIA QUE LEERLO. Y como sospechará lo imprimiré ahora, para leerlo en papel más tarde.

Besos de madrugada. Sólo me levanté por usted. Mereció la pena.

Martín Aon dijo...

¿Levantarse a las 05.40hs para leerme?
SIBERIA con todo el afecto que le tengo debo decirle algo: usted se volvió totalmente loca.
Voy a hablar con su hermana para que le den otra medicación; la que tiene perdió el efecto, se ve.
Le doy las gracias por el halago. Es mucho.
Aon.

Clandestina dijo...

Pegó, Aón... y no precisamente en el morbo.

IRENE dijo...

Martin ud es importante para mis afectos, q lo sepa.

Besos enormes!

Anita dijo...

Martín! como q uso el nombre de nuestro amigo Adalberto para un personaje...asi yo tambien quiero mi nombre y el de Irenita, y el de Steki y de los demás amigos comentaritas...hehehehehehe....es mucho pedir,no?


:)

Besotes

Siberia dijo...

Ahora con mi trabajo terminado y antes de preparar la comida, he cogido su texto impreso, mi tazón rojo que por fín lleno de mate - por cierto que para mi asombro me ha gustado mucho, lo cual es un alivio pues el paquete que compré y me mandaron ayer es de un kilo -
, me acomodo en mi sofá y leo despacio lo ya leído a las 5.40. En tales condiciones, naturalmente ha sido mayor el placer de leer.

Un precioso principio de lo que espero sea un largo relato, quizás con un poco de suerte, sea una novela.

Como en la cuenta atrás numérica, aquí tenemos que volver a esperar. Hasta dentro de cuarenta y ocho horas no sabremos que le pasó a Franco, ni que hicieron sus amigos.

Otra vez nos tiene usted enganchados.

Un abrazo

Faivel dijo...

mmmm... eso de escupir sin parar... oiga, allá en la Feliz tampoco observan las ordenanzas municipales al respecto?

Lamento que quisieras hablar con Franco justo ahora... pero es que ayer se levantó una minita y me está contando los detalles; en cuanto termine le digo que te atienda.

Un fuerte abrazo Martín.

Salú.

Viviuska dijo...

Felicitaciones, excelente comienzo y vamos por más! :P

Y por supuesto que esto no termina para nada mal.
Después me pasa la dirección del cafe de Adalberto así paso cuando esté en mardel, :)

Trescaídas dijo...

Bueno, llegamos al cero. Seguiré la historia con atención.
Un abrazo.

Pitu dijo...

Buen qo... recien terminé de leerle a Ulises (mientrás saborea su natural alimento) el nuevo culebron y me mordisqueó la teta... Martumn y la queterepanconqueso!!!!... No sé si le gustó y pidió mas o si fue una orden para que deje de torturarlo con vos...
A mí...ya sabés... me encantooooo!!

eMe dijo...

Impreso que fue... ya volveré luego.

Usteddddddddddddddd...

Martín Aon dijo...

CLANDESTINA bienvenida a este Blog. Qué gusto saber que de cuando en cuando me pega una leída.
Cuídese y vuelva cuando quiera.

IRENE gracias por TODO.

ANITA lo voy a pensar, le prometo. Aunque no creo que sea un buena idea usar los mismos nombres. Lo de Adalberto fue porque el tipo que atiende el café no se podía llamar de otra forma.
Igual, insisto en que lo voy a pensar mejor.

SIBERIA ahora sé que además de gratitud le debo horas de sueño.

FAIVEL: toda una sorpresa verlo por acá. Qué bueno que haya venido.
Si sabe algo más de Franco, avíseme por favor.
Un abrazo.

VIVIUSKA en realidad todo esto es una excusa para mandarle una indirecta a Adalberto para que se invite unos cafés.

TRESCAÍDAS andaba bien orientado cuando tiraba su pálpito para el final de la cuenta.
Un abrazo.

PITUFINA lo suyo es de no creer. Usted me padece en la lectura más o menos desde el año 2000. Qué necesidad tiene, dígame, de torturar a su pequeño hijo con mis textos.
Déjelo en paz por el amor de Dios.
Un beso grande para toda su familia.

eMe de MALTRATO eso de imprimir los textos para leerlos sobre el papel es un gran halago.
Se lo agradezco.

Anita dijo...

Martín, gracias por pensarlo.

Blanca dijo...

Martín, che, siempre llego tarde.
Felicidades por el nuevo blog.

La historia empiea muy bien pero yo quiero que salga también mi nombre xd
Ahora todos queremos salir en la historia.
Has visto? somos como niños. Haces una gracia con uno y ala todos queremos salir.

La verdad es que no se que papel haría yo ahí.
Seguramente pelearme con la poli para que te dejaran pasar a hablar con Franco.

O a lo mejor me iba a preparar un termo de café por si la cosa se alarga.

Siberia te admira, de eso no cabe duda. Es inútil quue hables conmigo si le da por ahí seguirá madrugando para leerte tranquila.

Un beso Martín.
Suerte.

Enigma dijo...

Qué bueno Aon, lo que escribió, me alegro porque ya falta poco para la próxima entrega.Habrá que aguantarse.
Me sumo a la hoguera de las vanidades, exagero y le pido un capítulo completo dedicado a mí. Por qué no? O acaso Adalberto tiene coronita?
Saludos con toda mi admiración.

Gonzalo dijo...

Me parece genial tu vuelta a las teclas, asi da gusto volver a la pantalla. En cuanto a esto del pedaleo (que gracias a Curuchet esta de moda), no lo comparto. Poné rápido la continuación !!!
Un abrazo.

Martín Aon dijo...

ANITA ¿sabe una cosa? lo que le dije que iba a pensar mejor ya lo pensé y creo que algo se puede hacer.
Cuando lo redondee del todo le cuento.
Gracias.

BLANCA ¡al fin apareció! Qué bueno que haya venido por acá a poner su toque.
Recuerdo la época en "Textonautas", donde la conocimos con Salem
(lástima que recordar eso me lleva a mencionar al Comando Mocho).
Un beso grande querida Blanca.
Sepa que por acá se la quiere.


ENIGMA no es mucha la espera: hoy a la noche va el capítulo siguiente que, hay que decirlo ya mismo, no alimentará la hoguera vanidosa de nadie.
Respecto a lo que me pide, igual que Blanca y Anita le digo lo que dije recién más arriba: algo va a suceder.
Ya se enterará.
En tanto, le dejo por acá un beso.

GONZALO... muchas gracias. Leer esas palabras y saber que vienen de alguien con tanto talento es un tremendo halago.
Un abrazo.

eMe dijo...

Noooooo Martínnnn!!! Ahora que lo leooo!!! Noooo Anitus!!!

Dejalo así como está, sino no tiene gracia... digo, si no nació con los nombres del resto, no debe ser así...!!!

Vos porque sos una copiona celosa de Adal ;) jajajajajaa

Republica dijo...

Hombre al final si era un Ave Fénix, doblando el pasillo ...pero así a pelo, en caída libre, la primera en la frente...espero que sepa volar Ramón...(si ya sé, que se llama Franco, pero como no me gusta ese nombre, así pasen mil años..se llama Ramón y punto.)

gonza dijo...

Martín: Lo tuyo es talento, lo mío está lento!!! Un abrazo.

Horacio Fioriello dijo...

Hola amigo, lo felicito por la nueva vista que lo dió a su página, los cambios son siempre vienvenidos y necesarios.
Con respecto al incidente este del muchacho... sabes, yo estaba ese día en mardel y estaba tan al dope que cuando lo vi por crónica me acerque de puro curioso, no mas...ahi fue cuando la cana me agarro de testigo... mejor no sigo contando por que te arruino el final
Un abrazo !!!

Sigma dijo...

Pasé por acá para morir un poco menos (segun pregona esta choza) y resulta que un amigo suyo se quizo matar y para peor, finalmente, no se que pasó. Me voy, no se si mejor o peor...pero me voy en busca de Ramona...

IRENE dijo...

Sabado lluvioso en Baires, paso a saludarlo y mandarle besos.

Martín Aon dijo...



eMe de Mandona. Claro que no voy a modificar la historia para incluír personajes a pedido.
Eso es muy traído de los pelos. Lo que se me ocurrió es otra cosa.

REPÚBLICA si para usted era el Fenix, pues que sea el Fenix nomás.
Entiendo que no le guste el nombre, sí. A muchos españoles no les gusta.
Pero Franco (de acá) no tienen nada que ver con Franco (de allá).
Saludos.
PD: Tanta repetición de nombre me hizo acordar a Salem, que vive de franco.

GONZALO usted siempre tan humilde.
La gente debe saber que es un CAPO.
Un abrazo.

HORACIO hubiera avisado que andaba y lo invitábamos con un café en lo de Adalbereto. Ahí nos fían.
¿El final? esto recién empieza.

SIGMA si quiere saber la posta, pregúntele a Ramona que se sabe vida y obra de todo el mundo.
¿No conocía esta choza? le doy la bienvenida.
Acá vamos a estar por largo tiempo, así que venga todas las veces que quiera morir un poco menos.

AMIGA IRENE, el día en Mar del Plata es idéntico al título del capítulo 2.
Un beso grande.

Volver al Blog




© 2008, Martín Aon - Todos los derechos reservados.